¿Cómo ha determinado el clima a los seres humanos? Esta es una pregunta que muchos teóricos se han hecho, pero que había sido descartada, probablemente, porque en épocas anteriores se usó para justificar diferencias respecto a seres humanos mejores que otros. José Enrique Campillo retoma esta inquietud y busca responderla considerando la actual historia del todo, considerando los descubrimientos actuales de la ciencia en distintas materias.

En estos estudios, que consideran la totalidad de la historia, se comienza desde el punto de inicio de la existencia: el Big Bang. En las primeras páginas, el autor resumirá de manera condensada las pocas certezas que tenemos de este momento inicial, para luego pasar a que estamos formados por átomos, que a su vez están formados en su núcleo por protones y neutrones rodeados de electrones. Todo lo anterior, para poder ver cómo desde el principio de la vida todo se traduce en energía, y cómo esta se traduce en el clima. A su vez, el clima tendría influencia sobre los seres humanos, lo cual podemos ver estudiando la historia de la humanidad. 

El autor va mostrando como, desde siempre, han existido variaciones en el clima, que han sido parte del desarrollo del planeta y de la influencia de distintos eventos cósmicos. Lo cierto es que podemos ver que, por ejemplo, la disminución de unos pocos grados en la temperatura ha sido un factor para el término de las civilizaciones, como en el caso de la romana. Asimismo, las mayores temperaturas han permitido la creación de asentamientos humanos y el desarrollo de las sociedad. 

Este libro nos llamó muchísimo la atención debido al contexto actual y, en este sentido, son interesantes los capítulos finales. El autor nos indica que los cambios de clima han sido una constante en nuestro planeta y algo a lo que nos hemos tenido que enfrentar como sociedad humana desde siempre. En este sentido, Campillo dice que no puede prever lo que ocurrirá con el cambio climático porque no conocemos los alcances de esta situación actual. Sin embargo, es importante especificar que todos los cambios anteriores son producto de causas naturales, a esta época se llama Holoceno, pero a partir de 1945 comienza el Antropoceno, una época donde el cambio está marcado por las actividades de los seres humanos, es decir, nosotros por nuestro comportamiento y modo de vida somos lo que hemos afectado el clima.

Campillo indica que los cambios en la temperatura de la Tierra no siempre han sido negativos, el aumento de la temperatura de la Tierra, que se mantiene constante desde el siglo XIX, trajo consigo prosperidad y abundancia. Al mismo tiempo, jamás nos hemos visto enfrentados a cambios tan profundos hechos por el ser humano, sumado a una población enorme y que solo pareciera aumentar con el paso de los años. El autor no nos da luces del futuro y, quizás por su formación, tiene una consciencia sobre la muerte que eventualmente podría descolocarnos, porque el final de su libro es muy al estilo de G.R.R. Martin: Valar morghulis (todos los hombres deben morir).