[Reseña]: Violeta y Nicanor – Nicanor y Violeta…

La historia quiso que en una familia pobre de Chillán –a principios del siglo XX- nacieran y crecieran varios “monstruos” del arte y la cultura de nuestro país.

Violeta y Nicanor recorre la vida y la relación de Violeta y Nicanor Parra… ambos las figuras más relevantes del clan Parra Sandoval.

Patricia Cerda va recorriendo las calles que marcaron la vida de los hermanos Parra y, en ese ejercicio, reconstruye la vida de principios de siglo, el deambular de la familia: el padre alcohólico, la madre fuerte, el hijo mayor-hermano-padre de sus hermanos menores, la hija de creatividad desbordada… y las presencias constantes de los hermanos que apañan. Que están aunque a veces se alejen físicamente: Hilda, Eduardo y Roberto.

El viaje para descubrir los lugares que habitó la familia Parra Sandoval, es el ejercicio de pararse en la calle y cambiar el tiempo, los sonidos, es habitar por un momento el pasado. Es el ejercicio de ser capaz de separar los cambios de lo que permanece. El ejercicio de mirar los espacios a través del tiempo. Es, también, finalmente, el viaje de deberá realizar la autora para encontrarse con su pasado y sus espacios vitales perdidos muy niña.

Si bien la autora construye y delimita con trazos finos y lenguaje preciso el carácter de los personajes, su interés se centra en escudriñar en la entrañable relación entre Violeta y Nicanor. En la incondicionalidad de su relación, en el apoyo… en la distancia también… en la defensa rabiosa del uno por la otra y de la una por el otro.

En lo personal, el libro me invita a mirar con otros ojos los paisajes pero también a remirar la poesía de los dos Parra grandes. Mirarlos como individualidades geniales, pero también desde la complementariedad que se construyó en la fraternidad. Violeta y Nicanor emergen como la representación del yin y el yang, que no se entienden –humanamente- el uno sin el otro y juntos hacen “estallar las piedras con su voz”.

Es un libro que nos encantó, sin embargo, encontramos como punto débil el cuidado en la edición, que a momentos empaña esta amena e interesante obra.

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *