El día 31 de marzo de 2020, el Directorio Nacional del Colegio de Profesores entregó al gobierno un “Plan Educativo de emergencia para enfrentar la crisis sanitaria” como una forma de aportar propuestas en educación respecto de la crisis sanitaria del país, así como medidas cuyo foco sea enfrentar de manera efectiva este impacto en el ámbito educacional en este complejo año escolar 2020.

El plan se divide en cinco ejes o ámbitos; el pedagógico, política educativa, condiciones laborales, mujer y docencia e Inclusión, siendo el primero el más extenso.

Uno de los punto más importantes a relevar es realizar un ajuste curricular que priorice la contextualización y la pertenencia con el fin de hacer más sencillos los objetivos de aprendizaje de este año, en la que se deben considerar contenidos acotados y pertinentes para los alumnos en la crisis actuales, no sobrecargándolos con guías, pues se propone que el profesor debe cumplir un rol pedagógico/emocional, donde se dé una importancia más a la contención emocional de los alumnos, en especial considerando los complejos contextos en los que si sitúan con casas hacinadas, tensiones entre todos los miembros de la familia al compartir espacios pequeños, problemas económicos y violencia, entre otros. 

En este sentido lo relevante es centrarse en lo que esta sucediendo y ajustar desde allí las bases con contenidos que sean coherentes sin considerar la evaluación sumativa. Asimismo se propone adoptar que la duración de este año 2020 corresponda a un semestre.

En coherencia con lo anterior se señala la propuesta  que, en términos de los procesos de aprendizaje se pueda disponer de un espacio educativo en la televisión abierta articulado con los objetivos mínimos de aprendizaje, en el entendido que no todos los hogares de Chile cuentan con acceso a Internet o equipamiento computacional y quienes lo tienen, es en condiciones muy desiguales. 

En temas vinculados a los docentes se solicita: asegurar el pago completo de la subvención escolar por todo  el período en las clases se mantengan suspendidas por motivos de fuerza mayor de manera garantizar los sueldos sin descuentos; considerar “el sesgo” de género, considerando que la docencia es fuertemente ejercida por mujeres y que su rol históricamente implica labores domésticas, productivas y de cuidado, esto debe ser considerado al momento de delegar las tareas a los profesores que se encuentran desde su hogar cumpliendo funciones.

En cuanto al tema de las políticas educativas, se solicitan tres acciones al gobierno, suspensión de la aplicación del Simce, detener el cierre de escuelas y suspender la Evaluación Docente, dadas las condiciones de emergencia que esta produciendo la pandemia del coronavirus. 

Finalmente en un tema tan sensible como la inclusión, se pide suspender la plataforma de ingresos de estudiantes con NEE de manera de asegurar la estabilidad de los equipos profesionales que se desempeñan en este ámbito educativo. 

Te invitamos a leer el “Plan Educativo de emergencia para enfrentar la crisis sanitaria” completo aquí y puedes leer la “Carta abierta por una televisión educativa durante la crisis del covid-19” en el siguiente link.