En la nota “Cuidemos nuestro cuerpo y nuestra mente” te compartimos 3 sencillas experiencias para ayudarte en este periodo de estrés, en especial, considerando que la labor docente ha mudado a educación virtual. En este artículo te compartimos 3 nuevas herramientas adicionales para que puedas aplicar en tu día a día. No necesitas hacerlas todas, ni tampoco tienes que hacerlas en algún orden específico.

Recuerda que si bien no necesitas dedicarle demasiado tiempo a estas experiencias, si es relevante que en algún momento del día o antes de comenzar tu jornada o antes de terminarla, puedas tomar unos minutos para ti y para poder centrarte.

Apaga las hogueras 4: Relajación progresiva 

Si dispones de entre tres y diez minutos, intenta la relajación progresiva, en la cual te vas fijando sucesiva y sistemáticamente en distintas partes de tu cuerpo, empezando por los pies y siguiendo hacia la cabeza o al revés. Según el tiempo del que dispongas, puedes fijarte en partes grandes de tu cuerpo -pierna izquierda, pierna derecha…- o mucho más pequeñas, como el pie izquierdo, el derecho, tobillo izquierdo, el derecho, y así. 

Puedes hacerla con los ojos abiertos o cerrados, pero aprender a hacerlo con los ojos abiertos te ayudará a hacerlo cuando estés entre otras personas. 

Para relajar una parte de tu cuerpo, simplemente piensa en ella y dedica un momento. Por ejemplo, piensa en sensaciones de la planta de tu pie derecho. O di «relájate» suavemente en tu mente cuando tienes esa parte en la consciencia. O localiza un punto o una zona en esa parte. Lo que mejor te funcione. 

Muchas personas usan la relajación progresiva para dormirse. 

Apaga las hogueras 5: Gran exhalación

Inhala tanto como puedas, retén el aire unos segundos y luego exhala lentamente al tiempo que te relajas. Una gran inhalación expande tus pulmones, de modo que se necesita una gran exhalación para volver a ponerlos en su posición de descanso. 

Apaga las hogueras 6: Usa tus imágenes mentales preferidas

Igual que la relajación, puedes usar las imágenes mentales para relajarte. Por ejemplo, si te encuentras estresado en el trabajo, podrías traer a la mente un pacífico lago de montaña durante unos momentos. 

Luego, cuando tengas más tiempo en casa, podrías visualizarte dando una vuelta al lago, y enriquecer esta película mental con el olor de los pinos o el sonido de las risas de los niños jugando. 

Te comentamos que como ATE Educafuturo contamos con acompañamiento de Coach online que puede ayudarte en estos momentos complejos, puedes solicitar más información en nuestros canales de contacto:  +569 5510 7375 / info@educafuturo.cl o educafuturoate@gmail.com

Te pueden interesar las siguientes publicaciones:

Cuidemos nuestro cuerpo y nuestra mente. Parte 1

Tips que ayudan a enfrentar la ansiedad en tiempos de coronavirus

Reseña: El Milagro Antiestrés de Carlos Jaramillo

Reseña: Por qué dormimos de Matthew Walker

Reseña: Tu Cabeza te Engaña de Pamela Nuñez

Reseña: Modo Creativo “Educación emocional de jóvenes y adultos” de Lucas J.J. Malasi