Cuando recién se publicó este libro en Francia se convirtió en número 1 en venta y divulgación. Ha generado ríos de tinta de especialistas, padres, docentes y formadores de opinión pública sobre la validez de los contenidos que despliega esta obra, que se centra en una crítica frontal al uso sin discriminación de las pantallas digitales en la formación de los niños, niñas y jóvenes. 

El libro se estructura en dos partes. La primera analiza la construcción del mito indagando en concepciones como los nativos digitales, el mayor desarrollo cerebral ligado al uso de lo digital, y los grandes beneficios que traen las pantallas. En base a la evidencia experimental y el creciente número de investigaciones, va desmontando estas construcciones culturales y, de hecho, plantea varias preguntas siendo una de las que más llamativas: “¿Por qué los grandes gurús de Silicon Valley prohíben a sus hijos el uso de las pantallas?” 

La segunda parte desarrolla extensamente los efectos sobre el desarrollo cognitivo que está teniendo el uso de las pantallas digitales. Revisa el efecto del uso abusivo sobre el rendimiento escolar, el desarrollo de la inteligencia y la agresión silenciosa sobre la salud especialmente a niños, niñas y jóvenes. Esto requiere atención porque se estaría jugando el crecimiento sano de las nuevas generaciones. Si bien se ha escrito mucho a favor de las nuevas tecnologías y los supuestos beneficios que trae su uso; aquí estamos ante una obra y un escritor que va contracorriente y señala el lado oscuro de un fenómeno que aún no logramos dimensionar. El libro genera inquietud, dudas y mucha preocupación sobre como la revolución digital nos está afectando cognitivamente.

Al respecto señala Desmurget que “el consumo de pantallas durante el tiempo de ocio tiene un impacto muy negativo en la salud de nuestros niños y adolescentes. En este sentido, hay tres efectos especialmente perjudiciales: En primer lugar, las pantallas alteran gravemente el sueño, un pilar esencial el desarrollo. Cuando este descarrila, el individuo en su integridad (tanto n el plano físico como en el emocional y en el individual) se ve afectado. En segundo lugar, las pantallas incrementan en buena medida el nivel de sedentarismo, al tiempo que disminuyen  considerablemente el grado de actividad física. Sin embargo, el organismo necesita moverse de forma frecuente  e intensa para evolucionar  de un modo óptimo y mantenerse sano. ¡quedarnos sentados nos mata! En cambio hacer ejercicio nos construye. En tercer lugar, los contenidos  calificados de riesgo (relaciones con el sexo , el tabaco, el alcohol, determinados alimentos, la violencia, etc.) inundan el espacio digital. Ningún soporte escapa de ellos.” (pág. 341 – 342)

El autor no solo realiza una crítica sino también es propositivo. Al finalizar, Michel Desmurget entrega siete consejos para regular el consumo digital que a primera vista parecen muy difíciles de aplicar. En la actualidad la ola digital sigue en pleno auge y, como señala el autor, “si sus hijos ponen el grito en el cielo o lo atacan con el hierro candente de la culpabilidad, no olvide lo siguiente: cuando sean mayores le agradecerán que haya dejado espacio  en sus vidas para la fertilidad liberadora del deporte, del pensamiento y de la cultura” (pág. 350). Así que, en cierta forma, esto se convierte en una tarea esencial en la que debemos perseverar, pues los efectos negativos a corto, mediano y largo plazo son graves con relación al uso de las pantallas.

Se trata de un libro que no deja indiferente a nadie, polémico, directo y sin titubeos. Un desafío para los padres y madres, para los profesores y para la sociedad en general. El momento de enmendar rumbos es hoy. No se trata de eliminar o ir en contra de la tecnología, sino que regular su uso en los niños, niñas y jóvenes; sin desconoce lo positivo del uso de la tecnología, esta se vuelve negativa cuando su uso promedio es de cuatro a seis horas. El futuro no está escrito. 

Título: La fábrica de cretinos digitales. Los peligros de las pantallas para nuestros hijos

Autor: Michel Desmurget

Editor: Ariel 

Año: Enero de 2021

País: Santiago de Chile 

Número de páginas: 442