“Ser humanos. De dónde venimos. Quiénes somos. Hacia donde vamos” es un libro que habla del cerebro, un tema que puede parecer árido, pero que aquí está tratado de una manera tan sencilla y con un lenguaje tan llano, que nos parece un libro ideal para introducirse en el fascinante mundo de las neurociencias. 

El libro se encuentra dividido en seis partes y en cada una de ellas se desarrollan una gran cantidad de tópicos, por lo que podemos leerlo como una guía donde se nos presentan muchos temas relacionados al funcionamiento del cerebro de manera general y, al mismo tiempo, es un punto de partida si queremos decidir profundizar en temáticas especiales que se vinculen con nuestro quehacer pedagógico, pues si bien hay elementos transversales en la educación también hay especificidades propias de la etapa de desarrollo de nuestros niños, niñas y jóvenes.

Un tema que es actual y de total interés es el que tiene que ver con el impacto de las nuevas tecnologías en el desarrollo de nuestros niños, niñas y jóvenes y también de cómo influyen en el aprendizaje. Hay distintas teorías en base a la evidencia existente, sin embargo es importante considerar que aún es muy poco el tiempo transcurrido como para poder indicar de manera contundente cuál es el impacto y en qué habilidades en específico, sin embargo, podemos cruzar información acerca del desarrollo en general (donde hay muchos más datos) y como podría influir la tecnología. Por ejemplo, los niños y niñas necesitan vincularse con el mundo para poder desarrollar ciertas habilidades, esto significa que un niño pequeño necesita, al menos, dos a tres horas moviéndose y vinculándose con el mundo, es decir, tocando, oliendo, experimentándolo que no es algo que puedan hacer en una pantalla. Asimismo, necesitan el encuentro cara a cara e incluso exponerse a situaciones en que se aburran o frustren, pero con el fin de poder aprender a expresar sus emociones. Sabemos que muchos padres entregan aparatos tecnológicos a sus niños para que se mantengan en silencio o tranquilos, pero el aburrimiento también es una experiencia necesaria en el orden de que puedan manifestar hacia el exterior distintas emociones.

Otro problema de la tecnología tiene que ver con la gratificación inmediata, por ejemplo, a través de los “me gusta”, corazones o pasar niveles en un juego, eso es irreal en la vida y como consecuencia va a generar frustración y adicción a las pantallas. En el caso de los jóvenes en que el cerebro aún está en formación hay un momento en que la tendencia a la gratificación inmediata les impide ver que esforzarse a largo plazo puede traerles beneficios mayores, por lo que podemos entender porqué se enganchan tan rápido de las redes sociales.

Si bien, actualmente, existen ciertas indicaciones de cómo niños, niñas y jóvenes deberían vincularse con las nuevas tecnologías, Facundo Manes y Mateo Niro indican que antes de pasar estos datos hay que checar varios elementos, el primero es la comprensión de que la tecnología ya es parte de nuestra cotidianidad, por ello, se entiende que se use como una herramienta y tiene aspectos positivos, pero la idea es comprenderla como una parte más de la vida y no el lugar principal, en este caso vendría lo segundo que es reflexionar sobre nuestro uso (como adultos) respecto a las tecnologías. No es que simplemente a un niño se le quiten los aparatos tecnológicos, sino que hay que generar espacios estimulantes para ellos. Mismo caso en el caso de los jóvenes. De alguna forma tiene que ver con predicar con el ejemplo, ¿qué autoridad tenemos para quitarle un celular a un joven que nos ve conectados todo el tiempo? 

“Ser humanos. De dónde venimos. Quiénes somos. Hacia donde vamos” nos hizo reflexionar, nos permitió conocer temas de los que no teníamos conocimiento y nos recordó otros de los que sí teníamos acercamientos previos. Creemos que es una herramienta de consulta práctica y rápida, tanto como las nuevas tecnologías, los avances en las neurociencias han llegado para quedarse y, en ese sentido, como personas ligadas al mundo de la educación debemos informarnos para hacer uso de estos conocimientos en nuestra área de expertiz para entender a nuestros niños, niñas y jóvenes no solo de lo que se espera de ellos, sino de cómo funcionan en base al desarrollo de sus cerebros. Absolutamente recomendado.

Manes, Facundo y Mateo Niro. Ser humanos. De dónde venimos. Quiénes somos. Hacia donde vamos. Editorial Planeta, Argentina: 2021.